Capitulo 2: Un ataque sorpresa no es por cobardía

Continuamos por una carretera descuidada a una velocidad considerable. A medida que los guardias a caballo escoltando a la carreta viajando al lado, el sonido de las herraduras hizo eco. Las sacudidas de la carreta de vez en cuando eran provocadas por las ruedas rebotando en las piedras.

Yo observaba en silencio la parte trasera de la carreta, mirando en la ventana trasera. A la derecha de la carretera estaba el lecho del río, con la superficie del agua que siendo iluminada por el sol, la coloración de los alrededores con resplandina con el crepúsculo. Una colina ligeramente inclinada estaba a la izquierda, y un rebaño de animales se podía ver en movimiento a lo largo de ella. En línea recta, pequeños arbustos comenzaban a linear la carretera, y habían comenzado a emitir sus sombras sobre la tierra.

Sólo los sonidos de las ruedas de la carreta y cascos de los caballos resonaban en la zona, sin anormalidades en algún lugar. Sin embargo, los acompañantes parecían haber caído en un silencio pesado. Era debido a la situación inesperada que el grupo se encontró hace un tiempo.

Lauren Ojou-sama, como representante de la familia Rubierute, había asistido al baile en celebrado por la familia Diento. Cuando hicimos el viaje de regreso, un grupo de bandidos emboscó nuestro grupo. Con más de veinte ladrones apareciendo, nueve de los guardias rompieron la formación para retrasarlos el mayor tiempo posible y evitar más persecución.

Sólo cinco soldados y un solo caballero quedaron con la carreta. Y no había señales de que cualquiera de los guardias anteriores estuviera regresando.

En el interior de la carreta, viendo el paisaje pasando a través de la ventana, Lauren Ojou-sama tenía una expresión ansiosa. Su largo cabello castaño se balanceaba libremente, y parecía haber perdido todo el brillo habitual debido a la tensión y la ansiedad. Ella tenía una cara pequeña y pestañas estrechas, con sus ojos de color marrón claro emitía una especie de sensación transitoria.

La chica de dieciséis años llevaba vestido azul claro de lujo, con el resplandor de la puesta de sol entrando por la ventana de la carreta, dándole un tinte carmesí.

En el interior de la carreta, la única otra persona era yo, su criada. Aunque por lo general, era un lugar para charlas ociosas, ninguna de las dos dijo ni una palabra.

Después de un rato, la velocidad de la carreta frenó de repente, entonces, se escuchó el relincho de un caballo. La ventana del cochero se abrió, y ofreció una disculpa.

“Lo siento, Ojou-sama. Los caballos no son capaces de durar más tiempo, por lo que tendrá que caminar a partir de ahora”.

Desde el momento en que los bandidos nos habían emboscado, los caballos habían estado constantemente tirando de la carreta. Parece que finalmente habían llegado a sus límites. Como era de esperarse, era una tarea dura incluso para cuatro caballos. Bueno, en todo caso, era el caballo del caballero el más sufrió.

Cuando me asomé por la ventana, vi al hombre de mediana edad atar su caballo al lado de la carreta. Era uno de los caballeros bajo el servicio del hogar Rubierute, Maudlin-sama. Los acompañantes restantes se reunieron en torno a él.

Maudlin-sama terminó se secarse el sudor de en el pelo de su caballo con una toalla. Su cabello era corto y ordenado, y lucía un bigote bien cuidado. A pesar de que estaba vestido con una armadura de cuerpo ligera, su estatura revelaba su músculo tonificado debajo.

“Maudlin-sama, ¿Los bandidos se dieron por vencidos?”

Desde la ventana de la carreta, le pregunté mientras miraba hacia él.

“Estaba preocupado porque el número de personas enviadas contra los bandidos eran tan pocos, pero como nadie viene a perseguir, tal vez ya es seguro. Transmita esto, si quiere, a Ojou-sama.”

En respuesta, Maudlin-sama me mostró una amplia sonrisa tranquilizadora.

“¿Es eso así? Por fin puedo estar tranquila después de escuchar eso”

Miré a la carretera delante de la carreta.

Los arbustos que se concentraban a lo largo de la carretera más atrás ahora se dispersaron a lo largo de la carretera. La ladera que era visible desde la carretera estaba ahora a poca distancia. Mientras la miraba, no pude evitar sentir un aura de opresión en la parte posterior de mi cuello. La sensación de picazón me hizo arrugar mis cejas.

Después de mirarme, Maudlin-sama también observaba con atención los alrededores. Del mismo modo que se dio cuenta de algo, el sonido del aire se distorsionó al momento de que múltiples flechas volaron hacia nosotros.

“Goha─”

Con un sonido sordo penetrando carne, dos flechas golpearon el cochero. En ese momento, las ruedas del carro golpearon una piedra en el camino, haciendo que el cuerpo rebotara y cayera. El cadáver del cochero, entonces, bloqueó las ruedas, evitando que se moviera.

Por otra parte, numerosas flechas volaron desde los arbustos, atravesando a dos de los acompañantes.

“¡Mierda! ¿Hay otra emboscada!? ¿¡¡Cómo puede estar pasando esto!!?”

De repente apareciendo desde la parte superior de las crestas al lado de la carretera, con el sonido de los cascos, seis bandidos cargaron hacia la caravana. Las flechas fueron hacia los  acompañantes permitiendo a los bandidos a caballo con respaldo para acercarse sin oposición. Otros dos guardias fueron atravesados por flechas, y otro cayó ante los bandidos en un instante. Del mismo modo que el caballero  Maudlin-sama derribó a uno de los bandidos que se acercaban con su espada, dos personas salieron de los arbustos para recuperar el control del caballo sin jinete.

“Rita-dono! ¡¡El carruaje!!”

A la voz de Maudlin-sama, sentí mi cabeza finalmente aclarándose. Salí de la carreta y le di una patada al cuerpo del cochero fuera de la trayectoria de las ruedas. Con las ruedas traseras ahora desbloqueadas, el carro podría moverse de nuevo.

Traté de abordar el asiento del cochero manchado de sangre, sólo para que mi uniforme de criada fuera jalado por detrás, tirándome hacia el suelo. Mi espalda golpeó el suelo con fuerza, y todo el aire de mis pulmones fue forzados a salir. Por el rabillo de mis ojos, vi a uno de los guardias colapsando en el suelo.

El bandido que me había tirado y ahora estaba arrastrándome entró en mi visión. Tenía una sonrisa en su rostro vulgar.

“GUAAAA!!!!”

En ese momento, una voz masculina llena de dolor fue escuchada. Cuando miré en la dirección de la voz, una increíble escena se desarrollaba ante mis ojos.

Uno de los guardias detrás de Maudlin-sama tenía su espada deslizada en medio de uno de los huecos de la armadura de Maudlin-sama. La cara de Maudlin-sama se torció intensamente.

“¿Casuda !? Así que fue tu guía!!”

Después de haber sido apuñalado por la espalda, Maudlin-sama trató de torcer su cuerpo para reducir el ex guardia Casuda. Sin embargo, su oponente que era similar a un caballo, con una leve sonrisa, aprovechó la oportunidad para empujarlo hacia el suelo.

De repente, un bandido con un poco mejor físico que el resto saltó de su caballo y apuñaló a Maudlin-sama en el cuello con la espada. La sangre fue rociada, y el suelo alrededor de Maudlin-sama estaba teñido de rojo.

“Hey, saca amablemente a la Ojou-sama de la carreta.”

El bandido mejor entrenado dio instrucciones a los demás mientras revelaba sus dientes amarillos. Tenía características cuadradas que complementan el cabello largo amarrado a la espalda, con una barba sucia que cubría su mandíbula y hacía imposible ver su cuello. Llevaba una espada de un solo filo con un brazo que estaba cubierta de cicatrices antiguas. Este hombre parecía ser el líder de estos bandidos.

Después de su orden, los otros bandidos desmontaron de sus caballos y corrieron hasta la carreta. La puerta del carruaje se abrió de golpe, y Lauren Ojou-sama fue sacada.

“Noo! Libérame de una vez!!”

Aunque Ojou-Sama luchó desesperadamente, retorciendo su cuerpo, sus brazos fueron atados por dos de los hombres. Fue amarrada de una manera similar y arrastrada a lo largo.

“¡Oye! Ten cuidado al quitar su ropa! Podemos venderla a un buen precio!” El jefe de los bandidos gritó a los dos que llevaban a Ojou-sama.

“Jefe, ya que maté a ese tipo, ¿Puedo tener una probada…?” Uno de los bandidos que le estaba quitando la ropa le preguntó al líder.

“¡¡Idiota!! Soy el primero en meterlo!! Puedes tener tu turno cuando haya terminado!!”

“S-solo tiene que esperar un minuto! Yo fui el informante, así que debería ir primero!!”

Casuda el ex escolta fuertemente protestó ante el jefe de los bandidos. El jefe miró hacia él con ojos peligrosos, y luego casualmente empujó la espada en la garganta de Casuda.

“Gayhu!?”

Un llanto débil fue pronunciado por el traidor mientras una espada sobresalía de la parte posterior de su cabeza. Casuda cayó como una marioneta con las cuerdas cortadas, mientras que los otros bandidos miraban con sonrisas en sus desagradables caras.

“Desde el principio, no comparto!”

A medida que el jefe dijo eso, él pateó la cabeza del hombre muerto. Con un sonido sordo del cráneo rompiéndose, mientras el cuello se torcía hacia la dirección del sol naciente.

“Hii!”

Ojou-sama pronunció un breve grito al ver esto. Una mancha amarilla se extendió en su ropa interior, y un pequeño charco apareció debajo de ella.

“Augh, la chica se orinó encima!”

Fue el bandido que sostenía a Ojou-sama el que gritó, los hombres que la rodeaban empezaron a reír vulgarmente.

“No podemos vender ropa interior sucia, tiralas.”

Por las palabras del jefe, la ropa interior manchada fue retirada rápidamente. La mojada parte íntima de ojou-sama fue expuesta a los ojos obscenos de los hombres.

“Nooo!!! ¡¡Déjame ir!!”

Tratando desesperadamente de escapar de las miradas de los hombres, ella sacudió sus pies en un intento de escapar. Sin embargo, el jefe hizo a uno de los bandidos sostener sus pies, mientras se quitaba los pantalones y exponía su cosa sucia.

“¡Detente! ¿Sabes qué pasará si haces tal cosa!!?” Grité mi condenación a los hombres.

“Antes de preocuparte por los demás, deberías preocuparte por ti misma!”

Cuando uno de los hombres que me sostenía dijo eso, rompió sin cuidado mi atuendo de maid. Mi sujetador se llenó de rasgaduras, así, y uno de mis pechos fue expuesto. Me tapé rápidamente, pero luego arrojó fui arrojada violentamente al suelo.

“Voy a hacer que te sientas bien junto con la Ojou-sama por allá, jajaja!”

Cuando el hombre se rió, una ola de aire rancio golpeó mi cara. Entonces, comenzó a bajarse los pantalones. Mis dos brazos fueron sujetados por uno de los hombres, mientras que uno de mis piernas fue sostenida por otro. Ya que estaba colgando por encima de mí, el jefe se estaba preparando para golpear lo más profundo del lugar privado de Ojou-sama de una sola vez.

En ese momento ─ una gran sombra apareció detrás de los bandidos.

Fue un evento que ocurrió en un instante. Un caballero se elevó de pie detrás del jefe de los bandidos en la parte superior de Ojou-sama.

Con una armadura que brillaba con una plateado brillante con tonos blancos y azules y decorado con los más finos detalles, apareció como si fuera un caballero santo de un cuento de hadas. El manto de tono negro que ondeaba detrás de él parecía haber sido hecho desde el mismo cielo nocturno estrellado. La visera del casco ocultaba su cara, y, como resultado, sus expresiones y emociones estaban todas ocultas.

La espada levantándose en su mano derecha parecía extenderse sin fin, y expulsaba una presencia abrumadora fluctuando una misteriosa luz misteriosa.

La espada del caballero apareció en la dirección del jefe y los bandidos que tenían sostenidos los  pies de Ojou-sama. La hoja se movía como si pudiera cortar el aire, y dejó una estela de luz a su paso. El caballero dio un gran paso lateral, y con un corte reverso, la espada liberó otra onda de luz. El arco de la espada parecía cubrir el cielo mientras una línea de luz brillaba entre los dos hombres que sostenían las muñecas de Ojou-sama.

──Todo eso ocurrió en una fracción de segundo.

En el momento siguiente, el torso del jefe fue cortado. Los bandidos que estaban sosteniendo los pies no tenían nada del cuello para arriba, con las cabezas rodando por el suelo hacia la dirección de la salida del sol. Los bandidos responsables de las muñecas tuvieron sus cabezas divididas por la mitad, la sangre salía magníficamente cubriendo un matorral cercano, tiñendo el paisaje ya coloreado por la puesta de sol aún más rojo.

La parte superior del cuerpo del jefe cayó cerca de Ojou-sama, y en un frenesí le dio una patada para alejarla. La parte inferior del cuerpo restante liberaba un cierto líquido turbio blanco de una cierta cosa que levantada en el charco de sangre.

Para el hombre que tenía su cosa sucia fuera mientras me sostenía, su cerebro finalmente se dio cuenta de que algo anormal estaba ocurriendo.

“Uwaaaah !!! M-monstruo!!!”

Los dos hombres se apresuraron a escapar, pero el hombre que tenía los pantalones caídas se tropezó y cayó cerca de mí. Antes de que me diera cuenta, la punta de la espada del caballero ya se había girado hacia abajo, y el hombre se desplomó en el suelo como una rana que había sido pisada.

El caballero plateado sacó la espada del hombre, y se giró hacia el hombre que aun huía. Poco a poco, con un solo paso, balanceó su espada, una vez más, liberó un destello blanco. Por todas las cuentas, se limitó a cortar el aire delante de él, mientras que el hombre se había quedado bastante lejos. Y, sin embargo, el cuerpo superior e inferior del fugitivo, colapsó en el suelo.

Hasta que los bandidos se convirtieron en trozos de carne el caballero no habló; Simplemente se sentó allí y parpadeó tres veces. Con un balance de luz, el caballero plateado envainó la espada. Luego miró hacia nosotras, y una voz ligeramente apagada se podía oír desde las profundidades del casco que ocultaba por completo su expresión.

“¿Están bien?”

kvuxyqyljfn3dlsxnrbwr3ls

4 pensamientos en “Capitulo 2: Un ataque sorpresa no es por cobardía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Strange Translations

LN, WN y algo mas

Gustang Translations

Novelas Ligeras traducidas al español

(NanoDesu) A Translation of the Sky World Light Novel

スカイワールドの英訳なのです!

SpanishTraslation

Sitio dedicado a nuestras traducciones y novelas originales.

SlaveRod

En español por gusto con errores y sin quejas

Nahucirujano Translations

Blog dedicado a las Novelas Ligeras que estoy traduciendo al Español

Isekai Soul-Cyborg Translations

Under new management of the new Isekai Soul-Cyborg. Currently recruiting minions.

A %d blogueros les gusta esto: